Tras la reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco sobre los peajes para camiones impuestos por la Diputación de Guipúzcoa en la N-I y A-15, el transporte vasco pide su eliminación.

En concreto, para Guitrans, la decisión judicial «el peaje implantado discrimina al transporte pesado y adjudica toda la responsabilidad y la carga de la financiación de las infraestructuras al sector del transporte de mercancías por carretera».

La organización empresarial del transporte guipuzcoano calcula que el transporte paga vía impuestos anualmente 23.000 millones de euros en el Estado, de los que más de 7.000 millones corresponden a impuestos específicos del sector, de tal modo que la fiscalidad específica supone que un camión aporta 0,1132 euros/vehículo-kilómetro de impuestos.

La patronal vasca estima que «esta aportación justifica por sí misma el uso que el transporte realiza de las infraestructuras y este peaje no hace sino someterlo a una doble imposición, a nuestro juicio injusta y discriminatoria».

En esta misma línea, Hiru reclama, además, que se devuelva a los transportistas «todo lo cobrado indebidamente» por estos canones.

De igual manera, esta organización afirma que «es imprescindible que las administraciones fomenten el uso del transporte vasco. Es imprescindible que garanticen los pagos y no hacer pagar peajes a un sector en estado crítico«.