Cola camiones atasco retención Dover UK Inglaterra

El sector logístico británico no quiere controles en puertos y aeropuertos tras el Brexit.

En el seno de la Asociación de Transporte de Carga del Reino Unido, FTA, se ha valorado positivamente el documento presentado por el gobierno británico en agosto para la salida del país de la Unión Europea.

La mayor asociación del sector logístico del país, con más de 16.000 miembros, considera que este documento representa «un paso adelante en la dirección correcta», pero ha advertido que «las ambiciones establecidas en el mismo están lejos de ser garantizadas» y requerirán de una «cuidadosa negociación» para asegurar que las empresas británicas puedan comerciar libre y fácilmente después del Brexit. 

El sector logístico británico ha identificado claramente sus necesidades para que el comercio continúe sin fricciones con la UE y el resto del mundo.

Su principal exigencia es participar activamente en las negociaciones entre las administraciones. «Ningún acuerdo tendrá éxito a menos que los requisitos de transporte y logística se hayan incluido en las discusiones entre la UE y el Reino Unido», aseguran desde la FTA.

Solicitudes concretas

Junto a su interés de «sentarse en la mesa del Brexit», la FTA ha trasladado a las administraciones una serie de condiciones que deben incluirse en cualquier acuerdo final.

En primer lugar, los sistemas y procedimientos aduaneros deben ser capaces de gestionar hasta 300 millones de declaraciones adicionales al año, mientras que también debe darse un plazo de tiempo para que el sector se adapte a los nuevos sistemas y declaraciones de aduanas entre el Reino Unido y la UE.

Del mismo modo, se necesitan unificar los procedimientos con todas las demás administraciones aduaneras europeas para evitar los retrasos fronterizos intracomunitarios.

Por otro lado, se debe evitar los controles de vehículos en puertos y aeropuertos «donde no hay tiempo ni espacio», un objetivo al que pueden ayudar las declaraciones anticipadas y los sistemas de autorización.

Además, tampoco pueden establecerse fronteras a los procedimientos comerciales. «Las empresas requerirán disposiciones transitorias para asegurar que el comercio internacional pueda seguir funcionando las 24 horas del día, los 365 días del año, especialmente si las negociaciones se rompen a corto plazo y el Reino Unido sale de la unión aduanera sin un acuerdo», señalan desde la asociación.