El sector español del transporte y almacenamiento ha perdido desde el inicio de la pandemia y hasta el pasado mes de junio un total de 5.553 empresas, según un informe dado a conocer esta misma semana por Cepyme.

El registro supone un descenso de un 8,2% con respecto al volumen de compañías con que contaba el sector en 2019.

La organización empresarial estima que tras el fuerte impacto del estallido de la pandemia en el conjunto del tejido productivo español, con una pérdida de más de 91.000 empresas sólo entre marzo y abril de 2020, se apreció una recuperación muy paulatina, a medida que avanzó la desescalada.

Sin embargo, según Cepyme, la tendencia al alza se interrumpió en el primer trimestre de este año, como consecuencia de la
implementación de nuevo de restricciones a la actividad económica, para hacer frente a la tercera ola de la pandemia.

Como consecuencia, los datos estadísticos reflejan que después de diecisiete meses de crisis, desde el inicio de la pandemia, los efectos sobre el tejido empresarial español, conformado en más del 99% por pymes, son evidentes, con la desaparición de más de 44.000 pymes respecto a 2019, de las que un 81% son microempresas.

La entidad calcula que hasta finales de julio sólo se ha recuperado el 60% del tejido empresarial destruido durante la crisis.

De igual modo, la patronal estima que podría producirse un posible agravamiento de la crisis después del verano ante la prolongación de los efectos de la pandemia, por lo que considera que no es el momento de incrementar la incertidumbre para las empresas endureciendo normativas o incrementando costes.

Según sus cálculos, el PIB español está todavía cuatro puntos por debajo del nivel prepandemia, la afiliación es aún inferior en casi 125.000 cotizantes a la de agosto de 2019 y el incremento de la inflación del 3’3% se produce respecto de un año
atípico como 2020, en el que se contabilizaron nueve meses consecutivos de caídas de los precios.