Las tensiones separatistas en Cataluña también impactan en el diseño de los flujos logísticos.

La sentencia no tiene efectos jurídicos ya que la Generalitat la dejó sin efectos en octubre de 2014.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha anulado y dejado sin efectos jurídicos la regulación autonómica catalana de las 44 toneladas esta misma semana, al entender que la Administración autonómica “se excedió en cualquier caso de sus competencias”.

La sentencia del TSJ de Cataluña no tiene efectos prácticos, ya que el Ejecutivo catalán dejó sin efecto esta medida hace más de tres años, en octubre de 2014.

Sin embargo, los transportistas creen que la decisión judicial supone un importante respaldo a su postura en la negociación que han mantienen estos dos últimos años con las asociaciones de empresas cargadoras para la introducción de los vehículos de 44 toneladas en las carreteras españolas.

En este mismo sentido, Fenadismer destaca que el fallo condena además en costas a la Generalitat de Cataluña, a Aecoc y Transprime, que también se habían personado en su “cruzada” por la implantación del aumento del tonelaje de los camiones a 44 toneladas.

Tras la última reunión entre transportistas y cargadores en la que se evidenciaron las diferentes posiciones, la negociación ha sufrido un parón y se retomará con muy pocas expectativas en 2018.

La norma que permitía la circulación de camiones con 44 toneladas en Cataluña fue aprobada a finales de 2012 por el Servicio Catalán de Tráfico y el Comité Nacional de Transporte por carretera la impugnó al considerar que la Generalitat de Cataluña no tienen competencias en este sentido y que la regulación vulneraba la normativa europea sobre pesos y dimensiones de los vehículos industriales.