la mitad de las compras de e-commerce que se realicen en el país para el 'Black Friday' se harán a través de dispositivos móviles

El verano es una temporada fuerte para las operaciones de comercio electrónico de vacaciones y turismo.

Con el comercio electrónico ganándole terreno a pasos agigantados al comercio tradicional, la tendencia se acentúa durante los meses de verano, una temporada puntera para el sector turístico y vacacional, uno de los que más compras acaparan en el canal on-line.

Ya el año pasado, en el período comprendido entre julio, agosto y septiembre de 2018 el sector de actividad con mayores ingresos por venta electrónica fue el turístico, siendo las agencias de viajes y operadores turísticos los que se han llevado la mayor tarta del pastel, con un 16,5% de la facturación total, seguidos por el transporte aéreo, con el 10,1% y los hoteles y alojamientos, en tercer lugar, con el 5,5%.

A tenor de las estadísticas de la CNMC, la evolución del comercio electrónico en el sector turístico ha sido exponencial en el período estival durante los últimos cuatro años, ya que ha pasado de los 3,6 millones de transacciones en el tercer trimestre de 2014 a los 5,2 millones del mismo período de 2018, es decir, un 42,5% más.

Sin embargo, en estos últimos cuatro años también se ha producido una evolución hacia el uso del móvil para hacer compras a través de internet, ya que, según un análisis de Cetelem, un 63% de los españoles realiza compras a través de teléfonos inteligentes, cuando en 2014 esta cifra era del 25%. En este mismo sentido, según el estudio ‘Radiografía de los usuarios de apps transaccionales’, realizado por Webloyalty e IPSOS, siete de cada diez usuarios reconoce que utiliza apps no sólo para buscar información sino también para efectuar compras a través de este canal.