El Ministerio de Fomento ha presentado a los transportistas las principales líneas de actuación del Plan Nacional de Inspección para el sector del transporte por carretera durante el año 2018.  

Entre los principales objetivos de la Inspección en materia de transportes por carretera se encuentran el control del dumping social, como consecuencia de los procesos de deslocalización y creación de empresas buzón.

Así mismo, según refiere Fenadismer, Fomento también controlará especialmente las operaciones de transporte con origen o destino en grandes centros generadores o destinatarios de cargas, como son plataformas logísticas o puertos, donde se concentran los mayores volúmenes de carga y descarga de mercancías.

Los inspectores del Ministerio de Fomento también recibirán instrucciones para vigilar ciertas prácticas relacionadas con la economía colaborativa, como es el caso de las plataformas de paquetería en internet que intermedian habitualmente sin estar autorizadas.

Así mismo, la Inspección también prestará especial atención a las autorizaciones para servicios de transporte público e intermediarios en estos servicios de transporte, específicamente en los tráficos de corto recorrido, así como en transporte de obras y en transporte ligero, donde existen las mayores bolsas de fraude.

Control anual de los tiempos de conducción y descanso

Como es tradicional, Fomento también llevará a cabo el control anual de los tiempos de conducción y descanso sobre la flota de 427.528 vehículos de transporte que en la actualidad están obligados a llevar tacógrafo en España, con el objetivo de revisar al menos 2.885.814 jornadas de trabajo de los conductores profesionales, que se deben de controlar tanto en la sede de las empresas como en carretera, toda vez que la normativa europea establece la obligación de controlar al menos el 3% de las jornadas de trabajo.

A este respecto, tal y como como avanzó el director general de Transporte Terrestre, Joaquín del Moral, en el XX Aniversario de la Fundación Corell celebrado la víspera en Madrid, en 2017 se superará con creces este mínimo exigido, ya que se van a controlar a final de año, más de 4,4 millones de jornadas.

Adicionalmente, se intensificarán los controles de las posibles manipulaciones en el tacógrafo o del limitador de velocidad en carretera, como la realización de pequeños recorridos con velocidades muy cortas en polígonos industriales y áreas metropolitanas o la obtención de duplicados de tarjetas en Portugal, aprovechando que Portugal no está conectado al sistema de control europeo de tarjetas de tacógrafo radionet.

Por último, el control de los excesos de peso y MMA también será un objetivo preferente para la Inspección de Fomento, de tal modo que se efectuarán dos controles de larga duración con la participación de la Administración del Estado y las Comunidades Autónomas.