El Gobierno de Navarra ha iniciado las obras para transformar la N-121 en una vía 2+1. Como informa Guitrans, las obras del primer tramo, desde los túneles de Ezcaba hasta Olave, ya están en marcha y se prevé que concluyan en otoño, aunque los trabajos se han diseñado para evitar cortar el tráfico de la carretera, así como para no realizar desvíos completos de la calzada en este tramo de cinco kilómetros, que cuenta con un presupuesto de 8,1 millones de euros.

Durante las obras se limitará la velocidad de circulación a 60 kilómetros por hora, estableciendo tramos de paso alternativo durante algunas fases de la obra, circunstancia que obligará a limitar la velocidad a 40 km/h en esas zonas concretas, por lo que se prevé que se produzcan retenciones de tráfico en la zona.

En concreto, las mejoras en este primer tramo conllevarán la construcción de tres nuevas rotondas para garantizar las conexiones con las vías que entroncan con la carretera nacional y mejorar su seguridad vial.

Así pues, se construirá una rotonda en la actual intersección de la carretera del camping de Ezcaba y el Hostal Aguirre, de forma que dará acceso y salida a Oricáin y suprimirá la actual glorieta partida con la carretera NA-2552.

El transporte de la Comunidad Foral se ha opuesto a estas obras, ya que, en la opinión de las patronales Anet y Tradisna, «esta vía de gran capacidad debería ser una autovía que garantice la salida directa de Navarra a Francia con el fin de ganar en independencia y agilidad de cara a la salida y entrada de tráfico internacional».