Con el comienzo de esta semana también se ha iniciado una nueva campaña de control de vehículos destinados al transporte de mercancías y viajeros de la Tispol, que estará en funcionamiento hasta el próximo domingo, 16 de febrero.

La campaña tiene como objetivo controlar que estos vehículos de transporte profesional circulan en condiciones óptimas de seguridad, al igual que sus conductores, ya que en caso de accidente de tráfico, éstos son más severos por las masas y dimensiones de los mismos.

En consecuencia, durante esta semana, la Guardia Civil, controlará aspectos tales como la velocidad a la que circulan, las horas de conducción y descanso, el tacógrafo, el exceso de peso, los posibles defectos técnicos del vehículo o la seguridad de la carga transportada.

De igual modo, también se comprobará que la documentación del vehículo y del conductor es la correcta, que la conducción no se realiza bajo los efectos de alcohol u otras drogas o que todos los ocupantes del vehículo hacen uso del cinturón de seguridad.

La vigilancia se realizará en toda clase de vías y a cualquier hora del día, especialmente en aquellas carreteras en las que la intensidad de la circulación de este tipo de vehículos es mayor.

En 2018, en vías interurbanas, los camiones y autobuses estuvieron implicados en el 11% de los accidentes con víctimas, hasta sumar un total de 4.302 accidentes con víctimas en las que fallecieron 283 personas.

Según los últimos datos del Observatorio Europeo de Seguridad Vial, el número anual de fallecidos en accidentes de tráfico en la Unión Europea, en el que están implicados vehículos pesados y autobuses o autocares se ha reducido casi un 50% entre 2007 y 2016.