El Consejo de Ministros del último viernes de agosto ha dado el visto bueno a la prohibición de circulación para vehículos pesados en itinerarios alternativos de la N-340 y la N-240, así como a las medidas de bonificación a vehículos de cuatro o más ejes para circular en tramos alternativos de la A-2 y la A-7.

A juicio de Fomento, la N-340 en el tramo que va desde las poblaciones de Peñíscola-L´Hospitalet de L´Infant a Altafulla-Vilafranca y la N-240 a su paso entre Les Borges Blanques y Montblanc son «carreteras convencionales que actualmente soportan un elevado tráfico de vehículos pesados que contribuye a elevar la congestión y la contaminación acústica», mientras que «los tramos de autopista alternativo a dichas carreteras nacionales, presentan un mejor trazado y un mayor nivel de servicio».

Así pues, el Ejecutivo estima el desvío del tráfico de vehículos pesados hacia las respectivas autopistas supondrá una mejora del funcionamiento de la red viaria, así como una disminución de la congestión y del nivel de emisiones en estas dos carreteras.

«Graves y costosos problemas para las empresas de transporte»

Sin embargo, para Cetm, estos desvíos «generan graves y costosos problemas para las empresas de transporte», entre los que se encuentran un «aumento innecesario de los kilómetros recorridos, e importantes pérdidas de tiempo derivadas de las complicaciones que conlleva acceder o abandonar las vías de peaje».

Desde la patronal del transporte por carretera se señala que la «imposibilidad de acceder a las áreas de servicio situadas en la N-340 y la N-420 tanto para repostar y realizar el mantenimiento de nuestros vehículos como para descansar, privando a nuestros conductores de servicios básicos debido al insuficiente número de áreas de descanso existentes en las autopistas AP-7 y AP-2«.

CETM, además, considera que estas medidas tienen un «afán recaudatorio, por lo que su puesta en marcha generaría la adopción de medidas por nuestra parte que bien podría incluir la paralización de los servicios de transporte«.

Así pues, desde el 2 de septiembre, las reducciones de ambos peajes son del 50% del importe del peaje para aquellos que realicen recorridos internos y dispongan de peaje dinámico o telepeaje, así como del 42,53% para el resto de vehículos.

De igual modo, estas ayudas se aplicarán en los tramos que van desde la salida 43 (Peñíscola) a la salida 38 (L´Hospitalet), así como desde la salida 32 (Altafulla) a la salida 30 (Vilafranca Sur)de la A-7, mientras que para la A-2 estarán operativas entre la salida 7 (Les Borges Blanques) y la salida 10 (La Plá de Santa María) .

También se han fijado exenciones de peajes a vehículos ligeros en el tramo comprendido entre Vilafranca Sur y Vinaroz/Alcanar que se aplicarán cuando realicen trayectos de ida y vuelta con origen y destino en dos enlaces de la autopista comprendidos entre Vilafranca Sur y Vinaroz/Alcanar (ambos inclusive), y con retorno en las 24 horas siguientes al tránsito de origen, con las condiciones de que el sistema de pago sea el de peaje dinámico o telepeaje (sistema Via T) y que el origen del tránsito de ida coincida con el destino del de vuelta y viceversa.