Eroski ya está operando desde el mes de febrero en la nueva plataforma logística de frescos que se levanta sobre una parcela de más de 27.400 m² que ocupaba el antiguo matadero municipal de Vitoria, entre las calles de Lermandabide y Zorrolleta del polígono industrial de Júndiz de la capital alavesa. Ha supuesto una inversión de 20 millones de euros.

Las obras realizadas bajo la fórmula de un llave en mano, han corrido por cuenta de la constructora Zikotz, una vez demolidas las edificaciones existentes y recuperados los suelos. La instalación una vez finalizada, se entregó el 28 de enero, lo que ha supuesto un adelanto de casi dos meses, con respecto a las previsiones iniciales y ha sido adquirida por el fondo inversor BellGreenOak.

La plataforma cuenta con certificación LEED Gold y se ha diseñado con un alto nivel de especificaciones técnicas para garantizar una cadena de frío sin interrupciones y una alta eficiencia energética.

El nuevo centro de distribución, el décimo primero de la red logística de Eroski, de casi 17.600 m² completamente refrigerado, cuenta con 30 muelles para vehículos pesados para la operativa diaria de más de 400 toneladas de productos frescos. En la nueva instalación se manipulan tanto los productos que se sirven a las más de 300 tiendas del retailer en Álava, Guipúzcoa y Vizcaya, como productos para su almacenaje.

Las instalaciones cuentan también con 2.000 m² de oficinas y vestuarios, así como de instalaciones para la plantilla.

La nueva plataforma sustituye a dos instalaciones de frescos de menor tamaño que Eroski gestionaba en Vitoria, en lo que supone la reestructuración de las red de plataformas logísticas de la zona norte, para mejorar sustancialmente la eficiencia de los procesos y así estar preparados para poder atender posibles demandas futuras de los clientes.

Eroski ha confiado en AR Racking para equipar su nuevo almacén, que cuenta con 4.296 posiciones para palets en la que se han añadido 124 niveles para almacenar cargas medias y ligeras.