España ha sido el último país en adherirse al Convenio de Hong Kong, el tratado de la Organización Marítima Internacional para el reciclaje seguro y ambientalmente racional de los buques.

El convenio cubre aspectos como el proyecto, construcción, explotación y mantenimiento de los buques, así como la preparación para el reciclaje de buques, a fin de facilitar su reciclaje seguro y ambientalmente racional sin poner en riesgo la seguridad y la eficacia operacional de los buques.

En el marco de este tratado, los buques que se envíen para el reciclaje deben estar obligados a mantener un inventario de materiales potencialmente peligrosos, el cual sería específico para cada buque. Los astilleros de reciclaje estarían obligados a proporcionar un plan de reciclaje del buque en el que se especifique la manera en la cual se va a reciclar cada buque, en función de sus características y su inventario.

En la actualidad son 17 los Estados contratantes del Convenio de Hong Kong, como son Alemania, Bélgica, el Congo, Croacia, Dinamarca, España, Estonia, Francia, Ghana, la India, el Japón, Malta, Noruega, los Países Bajos, Panamá, Serbia, Turquía.

Todos estos países incorporados al tratado internacional representan aproximadamente el 29,77% del tonelaje bruto de la marina mercante mundial.