España tiene una ubicación geoestratégica privilegiada para convertirse en un importante hub logístico para el continente europeo.

Sin embargo, para estar en condiciones de aprovechar esta ventaja, el país debe aprovechar sus infraeestructuras y su red de transporte, tal y como se ha puesto de manifiesto en la sexta edición del ciclo de debates Savills Talks Young Talent organizada por Savills Aguirre Newman.

En este mismo sentido, gran parte de los profesionales detectan que gran parte del parque logístico español está obsoleto, por lo que se considera necesario impulsar este segmento mediante la colaboración público-privada, máxime cuan crece el interés inversor en un sector estratégico para la sociedad y el consumo.

Así mismo, el auge del comercio electrónico  en los últimos años y, especialmente durante todo 2020, ha propiciado una evolución positiva del segmento logístico, con lo que se ha convertido en un ‘asset class’ para los inversores institucionales, interesados en el elevado retorno que ofrece este segmento en comparación con otras áreas del inmobiliario y, según un reciente estudio de Savills Aguirre Newman, el sector industrial-logístico representa un 20% del volumen total de inversión mundial en real estate en el primer semestre de 2020.

De cara al futuro inmediato, los cambios en los hábitos de consumo experimentados por la sociedad en los últimos años han obligado a los operadores logísticos a introducir modificaciones en su cadena de suministro y, en consecuencia, los operadores están mostrando interés por combinar locales de tamaño medio en la última milla, muchas veces ocupados por múltiples inquilinos, con naves de almacenaje más grandes a las afueras para abastecer a las plataformas de las primeras coronas.

Además, estos activos deben adaptarse a las necesidades concretas de cada inquilino, por lo que crece el interés de los operadores por proyectos llave en mano que se ajusten a sus requerimientos.

De igual manera, la existencia de un parque logístico obsoleto que necesita renovación lleva en muchos casos a que la opción más eficiente sea comprar suelo y construir nuevos inmuebles desde cero.

Por ello es necesario conseguir que los propietarios actuales apuesten por la rehabilitación de sus activos, aunque sea necesario convencerles de que deben rebajar las expectativas en cuanto al precio de las rentas, que estarían creciendo a ritmos superiores al 20-25% anual, con márgenes de los operadores logísticos que se sitúan entre un 4 y 5un % anual.