Un grupo de investigadores europeos y japoneses han estado trabajando en el desarrollo de nuevos procesos para optimizar la producción del e-metanol para el transporte, incluido el marítimo.

El proyecto Laurelin, que agrupa a un total de diez organizaciones expertas en investigación, trabaja en aspectos como el calentamiento por microondas, el plasma de inducción y la inducción magnética como catalizadores para acelerar la reacción química del hidrógeno con el CO2.

El plan pasa por construir un prototipo de reactor para cada solución para evaluar su uso en un proceso de hidrogenación convencional. Los socios continuarán haciendo ajustes en las próximas semanas para conseguir que sean operativos a presiones elevadas.

En total, se pretenden probar más de 100 tipos de materiales catalizadores. Reducir los costes en la producción de e-metanol supondría un aumento de las oportunidades de utilizarlo como combustible.

El proyecto Laurelin, de 48 meses de duración, involucra tanto a centros de investigación como a pequeñas y medianas empresas de Bélgica, Alemania, Japón, Países Bajos, España y Reino Unido. Cuenta con financiación europea a través del programa Horizon 2020 y la Agencia Japonesa de Ciencia y Tecnología.

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110