Fenadismer considera urgente que el Gobierno adopte medidas extraordinarias para paliar el incremento descontrolado del precio del crudo, tomado como ejemplo lo aprobado por los ejecutivos de Francia y Portugal recientemente.

En el caso del galo, va a conceder un ‘cheque carburante’ a más de 38 millones de franceses para paliar el efecto inflacionista de la subida de los precios de la gasolina y el gasóleo.

El Gobierno luso, por su parte, procederá a la reducción durante los próximo cuatro meses de 10 céntimos del impuesto de los carburantes y, para los profesionales del transporte por carretera, se les concederá una ampliación de la exención del impuesto de circulación y del límite para la devolución del gasóleo profesional.

En esta petición desemboca la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España al comprobar la alarmante subida del precio del petróleo que se viene produciendo en los últimos meses, lo que ha supuesto un incremento en el precio tanto de la gasolina como del gasóleo de un 30% en el último año, sin que previsiblemente esta tendencia alcista incontrolada se atenúe en las próximas semanas.

Así el precio de la gasolina, durante los últimos días, se ha situado en su punto más alto desde marzo de 2013, al superar los 1,48 euros de media, encadenando ya siete semanas consecutivas de ascensos.

Por su parte el diesel también se sitúa en precios récord por encima de los 1,35 euros, algo que no se veía desde diciembre de 2013, con subidas ininterrumpidas en el último mes y medio, lo que está afectando a los ciudadanos en general y especialmente a los autónomos y empresas transportistas.