En línea con otros países europeos, Finlandia también ha decidido endurecer las medidas de control fronterizo y restringir el acceso a su territorio para evitar la propagación de la pandemia, dada la baja incidencia que se presenta allí.

Así pues, desde el 27 de enero y hasta el próximo 25 de ferbrero solo se permitirán los viajes esenciales por motivos de trabajo a través de las fronteras interiores para ciudadanos de los países que pertenecen al espacio Schengen, con una lista concreta de actividades críticas.

Entre estas personas se encuentran personal de transporte de mercancías y de actividades logísticas, que las autoridades finesas consideran imprescindibles en momentos puntuales para el funcionamiento de la sociedad o para asegurar el suministro de bienes y servicios a su población.

Sin embargo, la inclusión de los trabajadores en el listado que facilita la entrada al país nórdinco no justifica automáticamente la situación. Las empresas deben facilitar a sus empleados un documento que explique por qué el trabajo de un trabajador que busca ingresar a Finlandia es esencial y por qué debe realizarse sin demora.

El trabajador que desee entrar a Finlandia deberá presentar este formulario en el control fronterizo, así como otros documentos requeridos para cruzar la frontera.