Con el objetivo de ofrecer un vehículo de serie más resistente, económico y flexible, Fliegl presenta en la IAA 2014 sus nuevos semirremolques de lonas corredores Greenlight, que reducen el consumo de combustible y disminuyen el gasto y las emisiones de CO2.

El portabobinas Roadrunner Greenlight está disponible a partir de un peso en vacío de 6.000 kg y puede transportar una carga útil por encima de las 28 toneladas. La nueva tapa de la bobina pesa un 15% menos y está compuesta por un reducido número de módulos individuales.

Además, este semirremolque tiene unos nuevos soportes de 80×50 mm, para asegurar la carga, que ayudan a ahorrar peso y pueden ser montados en los cajetines de los pilaretes, en la banda lateral. También pueden acoplarse y alcanzar el doble de altura, dependiendo de las necesidades.

Por otro lado, el Megarunner incorpora un chasis robusto, más capacidad de carga y una carrocería estable. Con una altura interior de hasta tres metros, destaca por su bajo peso en vacío, menos de seis toneladas. El techo de elevación mecánica está disponible en dos alturas diferentes.

Está equipado con un sistema de cierre rápido y centralizado de la lona, ‘Quick Lock System’, completamente mecánico y está diseñado específicamente para los semirremolques que se cargan y descargan varias veces al día.

Su funcionamiento consiste en montar un eje con ganchos en la plataforma de carga, en donde se colocan las anillas de la lona. Una vez sujetas las anillas, por medio de una palanca transversal, se gira el eje y se tira de los ganchos tensando la lona, con lo que se ahorra hasta el 50% de tiempo en la operación de apertura y del 80% en la de cierre.

Además, el Megarunner incorporará el sistema de carga libre, de forma que la lona abierta y los pilares correderos se pliegan en la parte trasera, de modo que se puede cargar sin obstáculo alguno, al quedar el lateral totalmente libre.