Tras el impulso que vivió la posible reanudación de la autopista del mar que une los puertos de Gijón y Saint Nazaire de la mano de Baleària a finales de 2017, ahora parece que Fomento alienta a la naviera a que la ponga en marcha.

Esta semana, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha declarado públicamente en Asturias su optimismo al respecto y ha animado a Baleària a presentar el proyecto a los fondos europeos CEF antes de que acabe el plazo de presentación de candidaturas el próximo sábado, 14 de abril, dada la concienciación medioambiental de la naviera y sus ambiciosos planes para el uso de buques de gas natural.

En este mismo sentido, de la Serna ha afirmado, según recoge la prensa regional asturiana, que el departamento ministerial que dirige junto con Baleària trabajan «de forma colaborativa» con vistas a presentar un proyecto que pueda optar con garantías a financiación europea, a la vista del interés que también tienen en la línea tanto las autoridades portuarias de Vigo y de Saint Nazaire.

Ya en noviembre, la financiación de esta línea aparecía como una de las claves para un hipotético relanzamiento, ya que todo quedaría pendiente de que se resolviera la financiación europea, mientras que una posible subvención por parte del Gobierno de Asturias, lo que podría haber acelerado la puesta en marcha de la autopista del mar, pierde opciones.

Con este proyecto, Baleària podría desembarcar en el Cantábrico, un nuevo mercado para la naviera, este mismo año en una línea que estuvo operativa entre 2010 y 2014.