El Ministerio de Fomento ha fijado unos servicios mínimos de entre un 20 y un 75% para la huelga de 24 horas, convocada para el próximo viernes 4 de septiembre por los sindicatos CCOO, CGT y Semaf. Este último, además, ha convocado nuevas jornadas de huelga para los días 11, 14 y 15 de septiembre.

Los servicios mínimos, cuyo objetivo es garantizar la movilidad de viajeros y mercancías, incluyen todos los trenes que sí circularán ese día en su horario habitual.

Los servicios mínimos decretados para Mercancías se establecen en un porcentaje del 20% del servicio habitual, mientras que en las Cercanías de Renfe y FEVE se cifran en un porcentaje de entre el 50 y el 75% del habitual en horario punta y de entre el 33 y el 50% en el resto de horas.

En Media Distancia, circularán entre el 65% y el 63% de los trenes y en Alta Velocidad/Larga Distancia, el 72%. Sin embargo, desde CCOO ya se ha anunciado que denunciará estos servicios mínimos por considerarlos «excesivos».

La huelga ha sido convocada para reclamar que se retrase la liberalización del transporte ferroviario de pasajeros, se renuncie a la venta de la filial de Mercancías y se establezca un plan de nuevas contrataciones. Asimismo, las organizaciones sindicales calculan que la plantilla de la operadora presenta un déficit de unos 1.125 trabajadores.

Actualmente, tanto el Ministerio de Fomento como los sindicatos se encuentran en negociaciones, en las que desde la Administración se ha indicado que se está estudiando la posibilidad de incluir una enmienda en los Presupuestos Generales del Estado, sobre la reposición de trabajadores en ferrocarriles, igual que se va a hacer en otros sectores.

No obstante, según los sindicatos CCOO y Semaf, esta propuesta «no está clara», y, aunque las negociaciones «no se han terminado», se mantiene la convocatoria de huelga para el próximo viernes, al igual que para los días 11, 14 y 15.