camiones aparcados vehículos industriales transporte carretera

El órgano consultivo «se ha considerado ignorado por el Ministerio de Fomento.

El Comité Nacional ha manifestado al Ministerio de Fomento por escrito su disconformidad con el proyecto de Reglamento de Ordenación de los Transportes Terrestres – ROTT, a lo que el Departamento que dirige José Luis Ábalos ha respondido de manera taxativa que esta norma va «tal cual está» al Consejo de Ministros.

Sin embargo, el último cartucho que tiene el sector del transporte para que no salga adelante tiene que ver con la actual situación política que vive España y que, ante el rechazo parlamentario al proyecto de Presupuestos Generales del Estado de esta misma semana, podría suponer que el ROTT no se llevara al Consejo de Ministros de esta misma semana, tal y como está previsto.

El órgano consultivo «se ha considerado ignorado por el Ministerio de Fomento, después de un año solicitando a la Dirección General de Transporte el texto definitivo del ROTT, sin que, por esta se haya dado respuesta a esta petición».

En este sentido, las organizaciones empresariales de transportistas estiman que el Gobierno «modifica sustancialmente el modelo de acceso al mercado, estableciendo unos mecanismos absolutamente laxos, que permiten la entrada en el mercado de nuevos operadores de forma desordenada, al dejar sin efecto en la práctica el requisito de antigüedad de la flota» y han solicitado la eliminación de la referencia a la edad media de seis años en el requisito de antigüedad de la flota, para que la renovación o ampliación de flota implique el uso de vehículos más nuevos, algo que, a juicio de los transportistas, ayudaría a controlar el acceso al mercado de transporte y a lo que se ha negado Fomento radicalmente.

Así las cosas, el Comité considera, si finalmente se aprueba el ROTT tal cual ha quedado al salir del Consejo de Estado, «rechazado el punto 11 de la tabla reivindicativa acordada por sus organizaciones miembro el pasado 22 de noviembre, lo que podría desembocar en movilizaciones, sin descartar un paro patronal«.