Autopista de peaje R5 en Madrid

Seittsa se hará cargo de la explotación de las vías en quiebra en 2018.

El Gobierno prevé volver a licitar antes de 2019 las ocho autopistas de peaje en quiebra, una vez asuma su gestión. Así, según el convenio de gestión de estas vías firmado por el Ministerio de Fomento y la empresa estatal Seittsa, que se hará cargo de su explotación en 2018, la relicitación no excederá del 31 de diciembre de ese mismo año.

Seittsa prevé comenzar a explotar siete de las ocho autopistas desde enero de 2018, mientras que la que une Madrid y Toledo pasará a estar bajo su control desde abril. En total, pretende ingresar 104 millones de euros a lo largo del ejercicio, con un beneficio neto de 34 millones de euros. Sin embargo, el texto no especifica si la ‘relicitación‘ se hará mediante un único contrato o en varios lotes.

En los últimos años, el Ministerio de Fomento no ha logrado cerrar un acuerdo con las concesionarias, por lo que las autopistas, que se encuentran actualmente en concurso de acreedores, revertirán al Estado cuando se determine judicialmente.

La fuerte caída del tráfico en los primeros años de la crisis ha sido el principal desencadenante de la quiebra, ya que los ingresos por los peajes no han permitido a las empresas recuperar las inversiones realizadas en la construcción de estas infraestructuras. El Tribunal de Cuentas ha estimado la responsabilidad patrimonial del Ejecutivo en 3.718 millones de euros.