La administración francesa ha aprobado de forma definitiva la ‘Ley para el Crecimiento y el Empleo’ impulsada por el ministro de Economía, Emmanuel Macron, que establece la obligación del salario mínimo en Francia para los conductores extranjeros.

Como ya hiciera en la segunda lectura de la Ley en la Cámara Baja, el Gobierno francés ha vuelto a recurrir al artículo 49.3 de la Constitución francesa para aprobar la Ley Macron sin someterla al voto de la Asamblea. No obstante, cabe destacar que ninguna moción de censura fue presentada en el plazo de 24 horas habilitado al efecto.

El texto definitivo del proyecto de Ley consta de más de 300 artículos y se puede consultar en la plataforma de la Asamblea francesa, a la que se puede acceder en este enlace.

En lo que respecta al transporte por carretera, y en particular a los empresarios que realicen transporte internacional y cabotaje dentro del territorio francés, aún deben aclararse ciertos puntos sobre el salario mínimo a aplicar a los conductores extranjeros, los cuales serán fijados próximamente.

Así, aún se desconoce si la aplicación se limitará a los transportes realizados para cargadores franceses o cómo serán los certificados con los que se acreditará el pago de este salario, entre otras cuestiones.

Más allá del sector, la Ley ha generado un intenso debate en Francia al abarcar un amplio abanico de temas, que van desde la flexibilización para establecer domingos laborales hasta cambios en los salarios de los trabajadores, que no convencen a todos los partidos políticos del país.