Las últimas semanas de diciembre están viendo como a las prisas para introducir suministros en el Reino Unido para evitar los aranceles que empezarán a aplicarse casi con toda seguridad en enero se ha sumado la falta de un acuerdo que aporte seguridad para las relaciones desde comienzos de 2021.

Además, ahora, la aparición de una cepa potencialmente peligrosa en el país ha provocado que diferentes países europeos hayan endurecido sus medidas de seguridad.

Todo ello ha provocado una tormenta perfecta en la que se han visto atrapados miles de camiones que hacen estos servicios, después de que el Gobierno francés haya decidido cerrar la frontera con el Reino Unido durante al menos 48 horas, a escasos días de la Nochebuena.

La medida ha supuesto que miles de transportistas europeos hayan quedado retenidos en territorio británico, según los cálculos de Fenadismer, mientras que Froet, por su parte, estima que 600 y mil conductores de camión murcianos están atrapados en el achipiélago, especialmente en rutas de retorno al continente a través del Condado de Kent, tanto con destino al puerto de Dover y al Eurotunnel.

Las gigantescas colas de camiones que se han formado en las carreteras británicas han obligado a las autoridades a acondicionr el aeropuerto de Kent, cerca del puerto, para alojar a más de 4.000 camiones, aunque el recinto es, a juicio de Fenadismer, absolutamente insuficiente para acoger a los más de 10.000 camiones que podrían verse afectados por la dramática situación.

Mientras tanto, Gran Bretaña y la Unión Europea siguen jugando al gato y al ratón en una negociación que deja mucho que desear.