El gobierno francés ha aprobado este 14 de febrero una nueva enmienda a la Ley para el crecimiento, la actividad y la igualdad de oportunidades económicas, con el objetivo de «fortalecer los instrumentos nacionales de control» contra el dumping social en los sectores de transporte de mercancías por carretera y fluvial.

Con la nueva norma, cualquier conductor extranjero que efectúe operaciones de cabotaje «se beneficiará» de las reglas sociales y del salario mínimo en Francia en estos sectores.  

En este contexto, si el conductor no proporciona el certificado requerido por las autoridades francesas, los transportistas extranjeros que trabajen en el país serán procesados por trabajo ilegal.

A diferencia de la normativa que se había implantado en Alemania y que ha sido recientemente suspendida después de que la Comisión Europea abriese expediente para estudiar su legalidad, Francia contempla, de momento, implantar esta medida a las empresas que realicen cabotaje entre sus fronteras.

Actualmente, el salario mínimo interprofesional en Francia se establece en 1.458 euros al mes, con lo que casi duplica el español, de 757 euros al mes, supera al del Reino Unido con 1.379 euros mensuales, y se aproxima al salario mínimo alemán que, con 1.473 euros, supone el pago de 8,50 euros por hora al trabajador.

Estas medidas de control han recibido el beneplácito del secretario de Estado de Transportes, Mar y Pesca, Alain Vidalies, quien también ha asegurado que seguirá promoviendo, dentro de las instituciones europeas y entre los Estados miembros de la Unión, el proyecto de la Agencia Europea para la Coordinación de los controles en el transporte de mercancías por carretera.

Detalles de la enmienda

La nueva enmienda modifica el artículo 96 de la Ley 2014-790 de 10 de julio de 2014, de lucha contra la competencia desleal. Según lo estipulado en la misma, la empresa extranjera debe designar a un representante en Francia para que se encargue de la coordinación con las autoridades de control.

Del mismo modo, se establece un «certificado de desplazamiento» en lugar de la declaración previa de desplazamiento que se venía realizando hasta ahora.

Por otro lado, el destinatario de la mercancía será considerado el ordenante de la operación de transporte, por lo que será el encargado de realizar las comprobaciones relativas a la aplicación de la normativa, entre las que se encuentra el pago al conductor del salario mínimo en Francia.