entrega de paquete

Francia multa a las principales paqueteras.

La Autoridad de la Competencia de Francia ha multado a las 20 principales empresas de paquetería del país por concertar las tarifas que aplicaban a sus clientes, entre los años 2004 y 2010.

Las sanciones, que en su conjunto ascienden a un total de 672,3 millones de eurostienen en cuenta «la duración de las prácticas, su gravedad y el daño causado a la economía», en particular a las pymes que ante la falta de un poder de negociación fueron las principales víctimas, según indican desde el organismo francés.

Geodis ha sido multado con 196 millones de euros, Chronopost con 99,2 millones, DHL Express con 81,2 millones, TNT Express con 58,5 millones, GLS con 55 millones, DPD con 44,9 millones, Heppner con 34,1 millones, Dachser con 33,4 millones, Alloin, actualmente K+N, con 32 millones y Gefco con 30,6 millones.

El resto de sancionados han sido BM Virolle, Ciblex, FedEx Express, Lambert et Valette, XP France, Norbert Dentressangle Distribution, Normatrans, Schenker-Joyau, Transports Henri Ducros y Ziegler France.

Además, el sindicato TLF ha sido multado por participar activamente en la organización del comercio ilícito y la protección de la confidencialidad de las empresas, en «lugar de jugar su papel de vigilancia en el cumplimiento de las normas de competencia», según indican desde la Autoridad francesa.

Cabe destacar que sólo Geodis, DHL, TNT Express y Chronopost alcanzaban conjuntamente un 45% de cuota de mercado en el año 2008, en un sector que tenía una facturación anual de 8.500 millones de euros. 

Colaboración de los operadores

La investigación del organismo francés comenzó con la confesión, en 2008, del operador Deustche Bahn, a la que siguió, en 2010, la de Alloin, integrado en Kuehne+Nagel. Ambos se acogieron al programa de clemencia, lo que les ha permitido obtener un perdón parcial de la sanción que les habría correspondido.

Por otro lado, desde los operadores TNT y K+N afirman haber cooperado en la investigación desde el pasado 2010.

Como ejemplo de estas malas prácticas, el organismo francés ha señalado que, sólo para el periodo 2006-2007, buena parte de las compañías de paquetería planeaban un incremento de sus precios en torno al 5%, pero después de intercambiarse información, revisaron esa cifra al alza para dejarla en el 7%.