El presidente de Puertos del Estado, Francisco Toledo, ha visitado el puerto de Santa Cruz de Tenerife y el de Granadilla en una visita en la que ha conocido la problemática del sistema portuario tinerfeño y sus principales objetivos de desarrollo.

Así, ha podido observar la necesidad de aumentar la ocupación de la Zona Franca del puerto de Tenerife, que se encuentra solamente al 30%, impulsando las actividades susceptibles de constituirse como operador aduanero.

También ha visitado la terminal de cruceros concesionada al grupo Carnival, así como la zona del Muelle de Enlace para la que sugirió algunas fórmulas a explorar en el ámbito de la inversión y gestión pública.

En la Dársena del Este, ha recordado la necesidad de que ambas terminales de contenedores trabajen para aumentar la conectividad de la isla con África, Europa y América, incrementando así el trasbordo de contenedores.

También ha conocido la solicitud de instalación de un dique flotante, que permitirá al puerto recuperar el espacio perdido en el ámbito de la reparación naval. Actualmente, cualquier barco de más de 30 o 40 metros de eslora debe trasladarse a Las Palmas o a Lanzarote para estas operativas.

Igualmente, ha valorado la solicitud de concesión para un dique flotante en Granadilla, donde se pretende instalar un gran centro de reparaciones. En este puerto, ha comprobado el ritmo de las obras que se encuentran actualmente en ejecución, con un presupuesto de 33 millones.

Posteriormente, ha visitado los terrenos concesionados a Petrocan, donde se trasladará la operativa de la Refinería y Muelle de Hondura. Para finalizar, ha propuesto posibles actividades para esta instalación portuaria, como la generación de energía eólica offshore y la producción de hidrógeno verde.