El mercado catalán de inmuebles logísticos ha cerrado el primer trimestre de 2020 con un nivel de contratación de 108.000 m², un 52% menos que en el mismo período de 2019, cuando se alcanzaron los 227.860 m2.

Este retroceso se debe, según datos de la consultora Savills Aguirre Newman, a que durante el pasado ejercicio se contabilizaron dos grandes operaciones, como son la Decathlon en la ZAL del Puerto de Barcelona y la de DSV en Molins de Rei, que sumaron 139.000 m² y que impulsaron el mercado de manera excepcional.

Por lo que respecta a estos tres primeros meses de 2020, la evolución del mercado hasta la declaración del estado de alarma venía siendo positiva, al situarse por encima de los 88.860 m² registrados en el primer trimestre de 2019 sin contar las operaciones de Decathlon y DSV.

Respecto al número de operaciones, entre enero y marzo, se han formalizado veinte contratos de alquiler de superficie logística, frente a los quince del mismo periodo de 2019.

De ellos, un total de doce se concentran en la primera corona de Barcelona, con un volumen de absorción de 70.000 m2, que le siguen colocando como el primer foco de interés para las empresas que desarrollan actividades logísticas relacionadas con el sector textil, alimentación y automoción que necesitan ampliar sus actividades logísticas.

Impulsos a la contratación en segunda y tercera coronas

La falta de producto disponible en la primera corona y ajustado a las necesidades de las empresas ha provocado un impulso de la contratación en la segunda corona y tercera corona, según Savills Aguirre Newman.

En este sentido, en la segunda corona se han materializado un total de tres operaciones representando un volumen de absorción de 11.500 m² mientras que en la tercera corona se han materializado un total de cuatro operaciones con un volumen de 27.000 m².

Entre ellas, destaca el contrato de alquiler temporal de una empresa vinculada al sector textil y al e-commerce en la localidad tarraconense de Vilarodona, que suma 20.000 m², para cubrir la necesidad actual de espacio que está experimentado el mercado logístico a causa de la crisis sanitaria del Covid-19.

La disponibilidad de naves construidas en la zona centro se ha incrementado ligeramente, aunque la disponibilidad sigue estando en niveles bajos.

De igual manera, en el período la renta media de las naves industriales se situó en la misma línea de precio que respecto al año anterior, con una superficie media que se sitúa en los 5.500 m² y la mayoría de los contratos de alquiler recaen sobre naves ya construidas, con sólo tres operaciones corresponden a prealquileres.

Respecto a la disponibilidad de stock, sigue siendo baja aunque debido a los últimos proyectos llave en mano que se produjeron durante el pasado año se está liberando algún espacio en la zona centro, lo que constata que en inversión sigue existiendo un alto interés en el mercado logístico de Barcelona tanto en operaciones de rentabilidad como operaciones de suelo.