El Gobierno de Gibraltar ha declarado la alerta de incidente grave después de que ayer, 31 de agosto, se rompiera definitivamente el casco del granelero ‘OS35’ hundido frente a las costas de la colonia y de los municipios de la Bahía de Algeciras que rayan con ella.

El barco conserva su cargamento y existe un riesgo claro de vertido contaminante al mar, aunque las autoridades gibraltareñas aseguran haber colocado barreras flotantes para contener cualquier fuga de lubricantes, que es la carga que transportaba el buque.

En este mismo sentido, los responsables portuarios de la colonia aseguran que se han sellado todas las válvulas de la embarcación antes de que se partiera su casco. El personal utilizará una barcaza de lodos y el equipamiento de tuberías adecuado para intentar extraer el líquido antes de que se filtre y supere la barrera colocada.

Además, se ha evacuado de manera segura a la tripulación que quedaba a bordo, así como a los inspectores que habían accedido al barco semihundido.

El Gobierno de Gibraltar informa de que se ha dado parte de la situación a las autoridades autonómicas y municipales, así como a la Capitanía Marítima de Algeciras. De hecho, efectivos de Salvamento Marítimo, incluyendo en vuelo de un helicóptero programado para esta misma mañana, se encuentran en la zona, mientras que el puerto de Peñón se mantiene sin actividad con el fin de destinar todos sus recursos, asegura la Autoridad Portuaria, para atender este incidente.

En la madrugada del 30 de agosto en aguas de Gibraltar, el granelero con bandera de Tuvalu ‘OS35’ chocó contra el ‘Adam LNG’ cuando estaba maniobrando. Como consecuencia, el ‘OS35’ se encuentra semihundido frente a las costas de la colonia británica desde entonces.

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110