GLP ha presentado las avanzadas obras de la primera nave de su proyecto más ambicioso en la localidad toledana de Illescas. Magna Park Tauro Illescas es un parque logístico sostenible de vanguardia, situado en una parcela única de 28,6 hectáreas y capaz de alojar una superficie de hasta 200.000 m² de almacenes logísticos. Se trata, en definitiva, de la parcela para uso logístico más grande de España.

El desarrollo ha supuesto la recuperación de un suelo industrial en desuso desde hace doce años, conocido como Cárcavas II. Las obras de «restauración» que se han dilatado durante los dos últimos años, han supuesto la modificación del Plan Parcial, reurbanización por completo de la parcela, con nuevos viales, actualización de los accesos, e incluso la renovación de la red de saneamiento. Una parcela llamada a ser una referencia en la logística nacional.

Con esta misión en mente, GLP ha hecho oficial la presentación del desarrollo este pasado jueves, en lo que supone el inicio de su comercialización. Para ello, ha escogido la primera construcción de este parque logístico, iniciada a riesgo, con un total de 35.000 m² de superficie construída con los más altos estándares de sostenibilidad y equipamiento, que estará disponible para su ocupación en septiembre de 2022.

La comercialización corre por cuenta de CBRE, mientras que la construcción del inmueble es responsabilidad de Eigo, que con este ya son tres las obras en marcha en Illescas, dos de ellos para GLP. Entre las características de este desarrollo, cabe destacar la flexibilidad del proyecto para la construcción de naves logísticas innovadoras, con edificios a riesgo y llave en mano.

Capaz de albergar proyectos XXL, Magna Park Tauro Illescas está situado a 32 kilómetros de Madrid, postulándose así mismo como una ubicación ideal para la distribución capilar regional y local. Esta primera nave incluye 200 plazas de aparcamiento para turismos, solera contínua, 11,7 m de altura libre interior y oficinas completamente montadas con suelo técnico y doble sistema de evacuación de aguas pluviales, entre otras características.

Está estratégicamente situado para almacenes que requieran distribución a cualquier punto de la península ibérica, cuenta con dos accesos directos a la autopista A-42 y conexiones con la AP-41, la carretera radial R-4 y las autopistas CM-41 y CM-43.

La edificación del proyecto de mayores dimensiones de GLP en la península se desarrollará según el estándar de la certificación Breeam Very Good. Además, el centro logístico estará equipado con tecnología fotovoltaica para la generación de energía para autoconsumo y paneles térmicos, entre otras características de sostenibilidad y bienestar para los empleados.

Un proyecto, que en palabras de Óscar Heras, director de GLP España «despertará el interés de grandes actores del panorama logístico nacional e internacional” del proyecto logístico más relevante de la región de La Sagra.