El Grupo GLS ha dado un nuevo paso en su proceso para ganar presencia internacional, así como para ampliar su negocio en América del Norte, dentro de un escenario logístico con múltiples operaciones de concentración a nivel global.

Desde este mismo mes de junio, Estafeta Mexicana entregará los envíos de GLS en el país americano, mientras que, más adelante, en una segunda fase, la compañía mexicana proveerá los paquetes para los mercados europeos, estadounidense y canadiense a la red de GLS.

Con este movimiento, GLS, por su parte, complementa sus operaciones en los Estados Unidos y Canadá y gana conexiones entre los mercados europeos y los tres países norteamericanos, mientras que Estafeta, por su lado, consigue soluciones competitivas para poder realizar envíos a los países del Viejo Continente.

Estafeta es el segundo mayor proveedor de servicios de logística, mensajería y paquetería de México y cubre el quinto mayor país de América con una extensa red de puntos y más de 6.500 empleados.

De igual modo, el operador mexicano cuenta con tres hubs y 57 delegaciones, mientras que para los servicios de transporte y reparto disponen de seis aviones y 3.600 vehículos de transporte terrestre.