GLS ha llegado a un acuerdo para adquirir la canadiense Rosenau Transport, uno de los transportistas más grandes de  Canadá, por un monto de 360 ​​millones de dólares canadienses, unos 245 millones de euros al cambio.

La filial de Royal Mail estima que la operación, sujeta a su aprobación por las autoridades de competencia pertinentes, ofrece una buena oportunidad de crecimiento para el operador en los mercados canadiense y estadounidense, a la vista de las sinergias existentes.

Rosenau Transport, fundada en 1957, tiene 24 centros de trabajo y almacenes propios en cuatro provincias canadienses, lo que permitirá a GLS cubrir la mayor parte de la población canadiense y, al tiempo, ofrecer enlaces en la costa oeste de los Estados Unidos.

El operador considera que la incorporación de Rosenau Transport a GLS complementa y mejora su estrategia en América del norte, especialemente en los segmentos de paquetería, así como de transporte de carga fraccionada y de carga completa tanto nacional como internacional.

Como parte de la transacción el actual presiente de Rosenau Transport, Ken Rosenau, permanacerá al frente de la canadiense.

La crisis sanitaria está impulsando destacados movimientos de concentración en diferentes segmentos de actividad logística, con los que las compañías intentan alcanzar altos niveles de integración en un panorama de gran incertidumbre y creciente complejidad.