El comercio vive una revolución marcada por el auge del comercio electrónico y por los cambios de gran calado que se están produciendo en el proceso de compra y que tienden a convertirlo en una experiencia para el cliente.

En medio de estas aguas turbulentas se producen movimientos con los que los grandes actores internacionales quieren buscar posiciones para colocarse en un nuevo modelo aún por venir, centrado a priori en la experiencia del cliente.

Entre estos movimientos destaca la iniciativa de Google, que ha anunciado hace unos días su intención de invertir 550 millones de dólares, unos 475 millones de euros al cambio aproximadamente, para la adquisición de un total de 27.106.948 acciones del gigante chino de la logística del comercio electrónico JD.

Ambas compañías explorarán nuevas soluciones que permitan aplicar experiencias de compra personalizadas y útiles en el sector del retail tanto en el sureste asiático, como en los Estados Unidos y otros mercados europeos.

Al mismo tiempo, la china JD, para la que este acuerdo de colaboración supone un hito que marca un nuevo paso en su evolución hacia una mayor internacionalización, incorporará a la plataforma Google Shopping una gama seleccionada de artículos para ofrecer a consumidores de diferentes regiones de todo el mundo.