Aunque sólo sea por mantener viva la «diferencia» respecto al «continente» y pese a que el ‘Brexit’ aún no se ha consumado, ya empiezan a observarse las primeras diferencias en la regulación británica del transporte.

Así pues, si en el territorio de la Unión Europa, las exenciones establecidas en la regulación de los tiempos de conducción y descanso de los conductores profesionales ya han ido eliminándose, a medida que se iba recuperando la normalidad y la situación que las amparaba iba diluyéndose, las autoridades del Reino Unido han decidido mantenerlas en las carreteras del país.

De esta manera, la flexibilización de estas normas continuará en vigor hasta el próximo 14 de junio para todos los profesionales del transporte de mercancías que circulen por el país, aunque, en todo caso, habría que tener en cuenta el posible conflicto que podría producirse en cualquier inspección posterior que pudiera realizarse en territorio comunitario y no contemplara esta eventualidad de circulación por el Reino Unido.

En este sentido, permanecen en vigor hasta mediados de este mes de junio, por tanto, la ampliación del tiempo de trabajo diario en el archipiélago británico hasta las doce horas, mientras que el tiempo diario de conducción también podrá extenderse hasta las once horas en cinco jornadas de cada semana, con un tiempo de descanso obligatorio de 24 horas en ese mismo período semanal.