La pregunta es muy sencilla y la respuesta es que sí y que no. En momentos de crisis como estos, el sentido común dicta que hay que poner los cinco sentidos en intentar que los controles de las fuerzas y cuerpos de seguridad se limiten a lo esencial.

Por eso, los conductores harán bien en llevar el certificado que les acredita como personal esencial, especialmente en aquellos trayectos que realicen desde sus domicilios a sus centros de trabajo, en los que no están conduciendo un vehículo de transporte de mercancías, aunque no sea obligatorio.

Además, llevar esta documentación permitirá sortear los exhaustivos controles que algunos cuerpos y fuerzas de seguridad están llevando a cabo en el ejercicio de sus funciones y en beneficio de la sociedad.

En este sentido, tampoco han ayudado mucho las dificultades existentes para entender el texto del último Real Decreto publicado el domingo 29 de marzo, en el que se hace un listado de las actividades esenciales que pueden circular pese al estado de alarma.

Pese a ello, tal y como se afirmaba en el texto legal, y reitera una instrucción del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, no existe prohibición alguna que impida el transporte de mercancías, solo la posibilidad para los trabajadores asalariados de los transportes no esenciales de tomar el permiso retribuido recuperable.

¿Quién puede impartir este salvoconducto?

El Real Decreto del pasado domingo 29 de marzo dice que la declaración responsable debe ser expedida por el empleador de cada trabajador, toda vez que no es de aplicación a los autónomos.

En este sentido, mientras CETM reclama que sean los cargadores los que suscriban este documento, Fenadismer estima que esta obligación cargaría de más burocracia a las empresas del sector.

Sin embargo, por otro lado, el certificado del cargador aporta un valor adicional parar garantizar en todo caso que la carga que se transporta es esencial.