La gestión de la cadena de suministro es una actividad en constante transformación que, desde hace ya largo tiempo, viene empleando las nuevas tecnologías con el fin de mejorar y reducir costes.

Sin embargo, parece que la crisis sanitaria podría suponer un nuevo empujón para que nuevas herramientas con el ‘big data’ o la inteligencia artificial acabaran asentándose como elementos fundamentales en la gestión logística.

De hecho, como ha podido comprobarse en un webinar organizado por Citet este pasado miércoles, sobre el papel de la tecnología en el transporte de última milla durante la pandemia, las empresas del sector que están saliendo a flote son las que ya contaban con un mayor grado de digitalización.

En este mismo sentido, uno de las principales enseñanzas que se están sacando de esta difícil situación está relacionada con la necesidad de una trazabilidad más ajustada, precisa y extendida a toda la cadena, precisamente, también, cuando se está produciendo un replanteamiento de los flujos de producción y transporte a escala global.

Para poder garantizar una visibilidad completa que llegue hasta el destinatario final será necesario un impulso a la colaboración, lo que, a su vez, requerirá de inversión en nuevas tecnologías que permitan garantizar un adecuado grado de colaboración, aunque en un escenario en el que las inversiones y la financiación se van a mirar con lupa.