Repostando diésel

El Supremo dio la razón a los afectados en enero de 2016, obligando al Estado a devolver lo recaudado.

Un año después de que el Tribunal Supremo declarara ilegal el cobro del céntimo sanitario, que el Gobierno recaudó de 2002 a 2012, Hacienda ha ordenado el pago a los afectados y ha comenzado a contactarles para informarles del ingreso de la devolución.

Aunque ya se puso en contacto con los perjudicados en octubre de 2016 para recabar sus datos, ha sido en enero de 2017 cuando se ha procedido a efectuar los ingresos en sus cuentas corrientes.

Inicialmente, fue el Tribunal de Justicia Europeo el que resolvió, en el año 2014, declarar ilegal este impuesto por considerarlo contrario a la normativa comunitaria, estableciendo que no habría limitación temporal para los efectos de la sentencia.

Sin embargo, sólo se atendieron las reclamaciones correspondientes al periodo entre 2010 y 2012, cuando se derogó el impuesto, ya que el Gobierno alegó que en lo que respecta a las cantidades recaudadas entre 2002 y 2009, no existía responsabilidad patrimonial por parte de la Administración al haber prescrito según la Ley General Tributaria.

Finalmente, en enero de 2016, el Supremo dio la razón a las miles de reclamaciones presentadas, obligando al Estado a devolver lo recaudado desde que comenzó a aplicar este impuesto, que asciende a más de 13.000 millones de euros.