A lo largo de 2021, Hapag-Lloyd hizo de su estrategia de sostenibilidad el cuarto pilar de su ‘Estrategia 2023’. Sus objetivos en esta materia para los próximos diez años están estrechamente relacionados con un transporte marítimo más limpio, la adaptación a los motores del futuro, la diversidad y el aspecto social, y la responsabilidad.

Su intención es que todos los buques que opere utilicen combustibles alternativos de cara a 2045, pero para ello, ya se ha fijado algunos objetivos internos previos. Así, de cara a 2030, espera haber reducido la intensidad de carbono de toda su flota en un 30% respecto a la de 2019.

Todo ello solamente puede conseguirse apostando por nuevos sistemas de propulsión, y es por ello que la naviera ya ha invertido en 12 nuevos portacontenedores, con una capacidad de 23.500 TEUs cada uno y un sistema dual-fuel, que puede utilizar combustible convencional, GNL o combustibles alternativos.

Además, ha llevado a cabo pruebas con biocombustibles para operar sus buques de clase A19 y A15, y ahora tiene previsto operar hasta 16 buques de esta manera.

En lo que se refiere a sus acciones en las comunidades locales en las que opera, ha desarrollado el programa ‘Hapag-Lloyd Cares’ para apoyar proyectos de educación local y regional, de ayuda humanitaria o de preservación marina. Asimismo, colabora con organizaciones humanitarias y ecológicas.

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110