Tras un 2019 con unos buenos resultados, Hapag-Lloyd se prepara para capear el impacto de la pandemia del coronavirus en el transporte marítimo.

Esta crisis sanitaria ha supuesto un cambio radical en las expectativas sobre el ejercicio 2020 en todo el conjunto del sector logístico. en general, y en el del transporte marítimo, en particular.

Así pues, la naviera estima que tras un fuerte impacto inicial que se ha ido extendiendo de manera paulatina a diferentes mercados de todo el munco, los principales mercados asiáticos se han empezado a recuperar en la última semana con una rapidez mayor de la inicialmente prevista.

Sin embargo, pese a este rebote, la compañía también tiene en cuenta que la crisis sanitaria ahora está afectando a otros mercados, circunstancia que también extenderá sus efectos sobre su actividad.

En este sentido, Hapag-Lloyd tiene la intención de centrar sus esfuerzos en garantizar la salud de su plantilla, en mantener el flujo logístico para sus clientes y en tomar medidas en el ámbito financiero por si la crisis se prolonga más allá de lo inicialmente previsto.

La naviera ha movido el año pasado 12,04 millones de TEUs,un 1,37% más que un año antes, mientras que sus ingresos alcanzaron el pasado ejercicio los 1.986 millones de euros.