Henkel ha puesto en marcha un nuevo almacén automático de última generación en sus instalaciones de la localidad barcelonesa de Montornés del Vallés.

La nueva instalación, en la que se almacenan más de 500 referencias diferentes, se convierte así en la plataforma logística en el sur de Europa para la división de limpieza y productos del hogar de la multinacional.

De igual modo, esta ampliación potenciará la competitividad de Henkel al mejorar los tiempos de entrega merced a la implementación de las últimas tecnologías de industria 4.0 para la automatización de los procesos y, al tiempo, dará respuesta al aumento de la producción.

El activo compuesto por tres áreas diferenciadas, cada una de ellas destinada a realizar tareas logísticas específicas, lo que proporciona un alto rendimiento, flexibilidad y versatilidad.

La primera es una zona completamente automatizada con capacidad para 21.000 palets, mientras la segunda es una zona convencional con capacidad para almacenar 14.000 palets, lo que permitirá gestionar más de un millón de palets al año de manera eficiente y monitorizada.

A su vez, la tercera zona, destinada a tareas de picking y co-packing, tiene capacidad para mover más de siete millones de unidades de productos al año.

La zona automatizada está dividida en cinco bloques, cada uno de los cuales cuenta con un transelevador de 38 ciclos dobles por cada hora, además de contar con dos transportadores para la carga y descarga automática de las lanzaderas desde la zona de producción.

Este nuevo almacén automático se une a las últimas inversiones realizadas en las instalaciones de Henkel en Montornés del Vallés de más de 50 millones de euros.

Como consecuencia de la entrada en servicio de las nuevas instalaciones, la compañía ha implantado un nuevo modelo logístico centralizado que ya no requiere la subcontratación de varios almacenes externos que implicaban un mayor número de desplazamientos y a mayores distancias.