Este martes 2 de marzo finalizan los plazos de las prórrogas concedidas, de forma excepcional, durante el primer estado de alarma a aquellos vehículos cuya ITV caducó en el periodo comprendido entre el 14 de marzo y el 20 de junio de 2020.

Así, según explican desde la Asociación Española de Entidades Colaboradoras de la Administración en la Inspección Técnica de Vehículos, AECA-ITV, en el día de hoy vence el plazo para los conductores cuya ITV caducó el 20 de junio.

La recomendación es que se acuda cuanto antes a realizar la inspección para reducir el riesgo de exposición a accidentes que pongan en riesgo tanto la seguridad del titular del vehículo como la del resto de ocupantes de la vía.

Además, la sanción por parte de la DGT por no cumplir con este trámite asciende a 200 o incluso 500 euros, y si se produce un accidente en el que el culpable sea el vehículo sin ITV, el seguro no se hará cargo de los costes derivados del siniestro.

La prórroga de los plazos fue, en este caso, una medida excepcional que adoptó el Ministerio de Sanidad para que los 6,5 millones de vehículos que no pudieron pasarla cuando estuvieron cerradas las estaciones ITV, pudieran hacerlo sin colapsar el sistema.

No obstante, desde mayo de 2020, las estaciones están abiertas e incluso se llegó a ampliar el horario de atención al público y reforzar las plantillas para atender la elevada demanda.

Evitar accidentes

Conforme la normativa aplicable, se puede realizar la ITV de un vehículo un mes antes del final de su validez, manteniendo la fecha original de vigencia. Estas inspecciones, según un estudio reciente de la Universidad Carlos III, evitan al año 539 víctimas mortales, cerca de 12.100 heridos y 17.700 accidentes.

No obstante, se calcula que en la actualidad el 45% de los vehículos que circulan por carretera no tiene la ITV en regla. Si el total de los vehículos que no acuden a las inspecciones obligatorias lo hubieran hecho, podrían haberse evitado al menos 8.800 accidentes, más de 7.000 heridos y 161 muertes adicionales.