Tras una última reunión celebrada el pasado fin de semana para intentar salvar los muebles, los representantes sindicales y la dirección de Amazon en España no han llegado a un acuerdo para evitar la huelga que afecta a la plataforma de la norteamericana en San Fernando de Henares los días 16, 17 y 18 de julio, justo en plena celebración del ‘Prime Day’.

Los sindicatos de la planta madrileña del e-tailer estiman que en torno a un 95% del personal de este centro de trabajo parará durante las 72 horas de movilización, como en anteriores convocatorias, y, además, acusan a los representantes de la empresa en nuestro país de una «falta evidente de capacidad de decisión que ayudase a solucionar el conflicto».

En este sentido, los representantes de los trabajadores estiman que Amazon no garantiza que sus trabajadores mantengan su poder adquisitivo, mantienen una doble escala salarial y en los nuevos contratos indefinidos se obliga a los trabajadores a realizar a unos turnos de más fines de semana.

Por otra parte, en su opinión, también se ha producido una bajada de las horas extras, se criminaliza a los que causan baja por enfermedad y se beneficia a los trabajadores de unas categorías, mientras se penaliza a los de otras.

Los representantes sindicales estiman que en esta ocasión, Amazon no tendrá tanto margen de maniobra como en las anteriores movilizaciones de marzo, cuando consiguieron desviar gran parte de la preparación de pedidos de la plataforma de San Fernando a otros centros del país, y que ahora, con un mayor volumen de tráfico por el ‘Prime Day’, el gigante del comercio electrónico podría no dar abasto para, como se espera, superar el medio millón de pedidos que se registró en esta misma cita de 2017.

Sin embargo, a la finalización de la primera jornada de paros se ha podido constatar que la empresa ha conseguido sacar el trabajo gracias a la planificación logística para el desvío de flujos a otras instalaciones en España y a la utilización de empleados contratados a través de empresas de trabajo temporal.

Al tiempo, los sindicatos de la plataforma de San Fernandon estiman que un 85% de la plantilla ha secundado las movilizaciones y que incluso ha bajado hasta el 60% en el turno de tarde, en el que abundan los contratos temporales.