Iberia e IAG Cargo ha transportado más de 12 millones de flores a bordo de los vuelos que la compañía opera diariamente desde Ecuador y con diez frecuencias semanales en el caso de Colombia, principales mercados exportadores de flores en Latinoamérica.

El traslado de esta delicada mercancía exige de una compleja cadena de suministro. Para asegurar que lleguen a los clientes tan frescas como recién cortadas, IAG Cargo emplea su producto “constant fresh”.

Se trata de un protocolo especialmente indicado para productos perecederos, que mantiene la cadena de frío gracias al control de una temperatura constante que oscila entre los 0 y 8º.

El hub de Madrid dispone de camiones refrigerados para transportar esta mercancía desde las bodegas del avión hasta la terminal de carga, a la temperatura indicada, así como de instalaciones específicas para su manipulación y posterior distribución.

Apenas 72 horas después de haber sido cortadas en su lugar de origen, las flores se preservan a una temperatura constante y llegan hasta el cliente frescas y en óptimas condiciones de humedad.