A poco más de dos días de que comience la huelga convocada por el sindicato Uso para el colectivo de 517 tripulantes de cabina de la base de Madrid de Iberia Express, la aerolínea ha anunciado que negociará los nuevos convenios colectivos con todos los representantes de los trabajadores de todos los colectivos en la mesa convocada a partir del 15 de septiembre.

Este proceso afectará a las relaciones laborales de pilotos, tripulantes de cabina, trabajadores de aeropuertos, mantenimiento, carga y de las oficinas.

La compañía dice afrontar esta negociación como «una oportunidad para pactar el marco de relación laboral para los próximos años. Nos enfrentamos a un escenario complejo donde se deben considerar aspectos complicados, como la situación de IPC elevado en el corto plazo y los compromisos de deuda adquiridos por la compañía durante el tiempo de la pandemia».

En este sentido, su intención es «llegar al mejor acuerdo posible con todos los sindicatos que, al mismo tiempo, sea beneficioso para los trabajadores y garantice el futuro de Iberia para que sea capaz de competir, de ofrecerle un buen servicio a sus clientes, de reforzar el hub de Madrid y, en definitiva, de seguir contribuyendo a la recuperación de la economía y del turismo españoles».

La negociación de estos convenios se produce tras dos años de pandemia y con una deuda que se acerca a los 1.000 millones de euros, de los que 800 millones corresponden a créditos ICO.

Uso ha convocado diez jornadas de huelga, entre el 28 de agosto y el 6 de septiembre, para, como refiere en un comunicado, «desbloquear la negociación» del convenio colectivo de tripulantes de cabina de la base de Madrid de Iberia Express.

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110