Aduanas

Algunas gestiones aduaneras españolas podrían provocar el desvío de tráficos a puertos extranjeros, según Feteia.

En el seno de la asociación de transitarios Feteia-Oltra se vive con «inquietud» el retraso en la puesta en marcha de la Ventanilla Única Aduanera (VUA) en España.

Así lo han trasladado desde la organización a los Servicios de Inspección SOIVRE y al Ministerio de Sanidad, durante una reunión en la que los transitarios han hecho hincapíe en la necesidad de agilizar e impulsar el VUA para que todas las empresas de comercio exterior cuenten con los beneficios operativos que aportará.

De este modo se conseguiría, según la Federación, el grado de competitividad empresarial «imprescindible» cuando se ponga en funcionamiento el Despacho Aduanero Centralizado Europeo. En caso contrario, «no estaremos en condiciones de competir con los representantes aduaneros de otros Estados Miembros», por lo que las mercancías españolas «serán despachadas en las Aduanas de otros países de la UE». 

Por otro lado, los transitarios han apuntado la importancia de reconocer la figura del Operador Económico Autorizado (OEA) por las administraciones, para que las empresas que tengan otorgada la correspondiente autorización puedan constatar los beneficios operativos de la misma.

También han solicitado que el control de las mercancías por el Soivre se realicen al consumo, en lugar de efectuarse previo al despacho aduanero de importación, como se hace en el resto de los países de la UE, evitando con ello los referidos controles en frontera y por tanto reduciendo los tiempos de entrega de las expediciones a los importadores. 

A este respecto, desde Sanidad han indicado que dichas competencias están transferidas a las comunidades autónomas, no dependiendo por lo tanto de la Administración Central. 

Desvío de mercancías a puertos extranjeros

Por último, desde Feteia han apuntado la conveniencia de articular un procedimiento más efectivo para las importaciones de productos no destinados a consumo humano, que no precisan inspección por Sanidad pero se tiene que solicitar por los Representantes Aduaneros un certificado de «no intervención» de Sanidad para aportarlo a la Aduana correspondiente.

En este sentido, la situación «ha empeorado» tras el reciente cambio de controles SANIM1 a SANIM, ya que se ha pasado a la eliminación de la mayoría de los certificados de «no intervención» por el sometimiento a inspección de esas expediciones sin excepción alguna.

Según los transitarios, tanto esta última situación como el hecho de que no el control de mercancías se realicen previo despacho aduanero, pueden potenciar el desvío de las mercancías a otros puertos de la UE.