Trasmediterranea opera este servicio desde julio, cuando se adjudicó el contrato por procedimiento de urgencia.

Según ha podido saber cadenadesuministro.es, el proceso para la adjudicación de las líneas marítimas de interés público Málaga-Melilla y Almería-Melilla, podría resolverse en este mes de marzo. 

Así, tres meses después de que se abriera el concurso público, que suponía la tercera licitación para adjudicar estas dos líneas, tras dos intentos anteriores fallidos en los que ninguna naviera presentó ofertas, todo parece indicar que a la tercera irá la vencida, ya que el organismo estudia las tres propuestas recibidas con el fin de proceder a la adjudicación definitiva a una naviera. 

El minucioso análisis que se está llevando a cabo, que por otro lado ha conllevado el consecuente retraso en la adjudicación, se debe principalmente a que las tres ofertas presentadas por parte de Trasmediterránea, Naviera Armas y Balearia, caerían en «baja temeraria» económica al estar las ofertas económicas más de un 25% por debajo del precio de licitación.

No obstante, ante la necesidad de adjudicar unas rutas consideradas de interés público, por el peso que las mismas tienen para los usuarios y en especial para los ciudadanos de Melilla, el organismo seleccionará entre estas ofertas a aquella en la que la «baja temeraria» esté mejor justificada. 

Mayor peso al criterio económico

En otro orden de cosas, cabe destacar que este concurso será el primero en el que se aplicará la reciente modificación de Hacienda según los cuales en los concursos públicos, la ponderación de la oferta económica es de un 70%, frente al 30% de la parte técnica, a la hora de adjudicar un contrato. Hasta ahora, tanto los criterios económicos como los técnicos tenían un peso del 50% cada uno.

Este puede ser el motivo por el que las ofertas económicas de las tres propuestas, hayan estado tan por debajo del precio de licitación.

Melilla y Ceuta abogan conjuntamente por garantizar su línea

La primera intención del Ejecutivo, a la hora de lanzar esta tercera licitación, era que el servicio comenzase a ser operado el próximo lunes 16 de marzo de 2015, prolongándose el contrato hasta el 15 marzo de 2017, y realizando la naviera encargada del mismo una frecuencia de siete rotaciones semanales en ambas líneas, con varios periodos de temporada alta en los que deberá reforzar el servicio con un barco rápido en la línea de Málaga.

No obstante, el cumplimiento de los plazos previstos en el pliego ha sido imposible, principalmente, por la suspensión en la tramitación del procedimiento por parte del Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales, que decidió suspender provisionalmente el mismo al aceptar el recurso interpuesto por la plataforma en defensa de la línea Motril-Melilla, resolviendo dicho Tribunal desestimar el mismo recurso un mes después.

A este respecto, desde la administración de Melilla han informado este martes 10 de marzo del interés propio y del Ayuntamiento de Motril de participar conjuntamente en una serie de reuniones con la Marina Mercante, con el fin de que se garantice también la permanencia entre Motril y Melilla, por lo que el hacha de guerra entre los organismos parece haberse enterrado.