Según Comisiones Obreras y UGT, la dirección de Correos «vende que se refuerzan los servicios de reparto y contribuyen a extender los servicios de oficinas al entorno rural», mientras que al tiempo, de acuerdo con sus datos, «ha cerrado más de 240 servicios entre puntos de atención (oficinas, servicios rurales) y centros de reparto».

De igual modo, los sindicatos estiman que se han reducido «drásticamente los horarios de atención en los servicios rurales, llegando a no superar en algunos casos los 15 minutos de atención al público», así como la contratación, dado que, alegan, «por primera vez no se han sustituido a los carteros rurales en vacaciones, reduciendo el reparto a dos o tres veces por semana en muchas poblaciones, sobrecargando al resto de la plantilla, e incumpliendo las obligaciones del servicio postal universal«.

En consecuencia, para ambas organizaciones sindicales, «estos anuncios de Correos son del todo insuficientes para reforzar los servicios rurales y la vertebración de la España vaciada», al tiempo que acusan a la dirección del operador postal público «de utilización política de la compañía dejando que sean los políticos afines».

Así pues, Comisiones Obreras y UGT aseguram que «si Correos y el Gobierno quieren contribuir de verdad a fortalecer la calidad y el acceso a servicios públicos en las pequeñas poblaciones del mundo rural y afrontar el reto demográfico e impulsar la actividad económica en las zonas rurales, además de invertir en “propaganda” deben mejorar la financiación del Plan de Prestación del Servicio Postal Universal».