Los recorridos que hacen los camiones europeos en sus expediciones ya han alcanzado en septiembre los rangos de distancia que tenían antes de la irrupción de la pandemia en el continente.

Sin embargo, según los registros de Sixfold, la capacidad del transporte de Viejo Continente está aún un 17% por debajo de los registros anteriores a la crisis sanitaria, un 3% menos que un mes antes.

Aún así, en este punto, la compañía detecta fuertes fluctuaciones de capacidad que seguirá manteniéndose en los próximos meses, como fruto de la inestabilidad que vive la demanda.

En un marco aún afectado por las medidas limitativas de la movilidad en Europa, los camiones aún tardan un 5% más tiempo en cruzar los pasos fronterizos interiores del continente que en las semanas inmediatamente anteriores a la llegada de la pandemia de covid-19.

Así mismo, Sixfold estima que ya los camiones sin actividad en el transporte europeo son los mismos que antes de la crisis, lo que indica que la flota está trabajando ya a pleno rendimiento en términos generales, toda vez que un mes antes las estimaciones reflejaban que había un 14% más camiones parados de los que suelen estarlo en condiciones normales.