De nada parecen servir los llamamientos a la «decisión y la ambición» del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, si cada parte ya tiene tomada una postura de la que difícilmente habrá de apearse.

Cada cual tiene sus razones y las defiende con la firme intención de no perder ni un ápice de terreno.

Así pues, si esta misma semana, el director general de Aecoc, Josep María Bonmatí, recalcaba públicamente las implicaciones sobre la competitividad y los costes que tiene cambiar la Ley de Contrato de Transporte, CETM ha respondido con un contundente comunicado.

La patronal del transporte acusa a los cargadores de «proteger sus intereses económicos a base de abusar de la parte más débil de la cadena de suministro» y afirma que «estamos hartos de las presiones de nuestros clientes para que los conductores realicen un trabajo que no les corresponde y que pone en grave riesgo su seguridad personal».

En consecuencia, la organización afirma que Aecoc «está entorpeciendo las negociaciones que el transporte de mercancías mantiene con el Gobierno, con el objetivo de construir un marco normativo justo para nuestro sector» y acusa a sus clientes de obligar a que «carguemos y descarguemos los camiones solo por ahorrarse el coste que ello supone y sin tener en cuenta las más mínimas medidas de protección de los riesgos laborales».