La Comisión Europea ha decidido abrir esta misma semana una segunda investigación contra Amazon por supuestas prácticas contra la libre competencia y le ha enviado un escrito en el que llega a la «conclusión preliminar» de que «ha distorsionado ilegalmente la competencia en el mercado de venta minorista on-line».

A raíz de la investigación abierta en julio del año pasado para verificar el uso que hace la norteamericana de los datos que maneja, ahora los responsables de la UE estiman que Amazon podría haber fijado ciertas reglas para favorecer «artificialmente tanto sus propias ofertas minoristas como las ofertas de los vendedores que utilizan los servicios de logística y entrega de Amazon«.

Ahora, la Comisión se centrará en la denominada ‘Buy Box’ y en el servicio Prime, así como en su relación con el uso de los servicios de logística y entrega de Amazon.

A juicio del colegio europeo de comisarios, la ‘Buy Box’ es un elemento fundamental en la estrategia de venta de Amazon, ya que más del 80% de todas las transacciones en Amazon se canalizan a través de esta funcionalidad y, al mismo tiempo, agrupa gran parte de los productos del servicio ‘Prime’.

La Comisión teme que la compañía pueda «presionar artificialmente a los minoristas para que utilicen sus propios servicios relacionados», algo que, a su juicio,«puede potencialmente bloquear más profundamente en el propio ecosistema de Amazon a un número creciente de vendedores», por lo que analizará si los vendedores que no utilizan los servicios de logística y entrega de Amazon compiten en igualdad de condiciones en la plataforma.

Así mismo, el colegio de comisarios dará la posibilidad al e-tailer norteamericano la posibilidad de responder frente a estas acusaciones en las próximas semanas.