La Comisión Europea ha comunicado el veto a la operación, en virtud del Reglamento Comunitario de Concentraciones, de adquisición de TNT Express presentada por UPS. La Comisión ha considerado que esta unión habría restringido la competencia en 15 de los estados miembros, entre los que no se encontraría España, del servicio de entrega urgente de paquetes pequeños a otros países europeos. 

Durante la investigación, UPS propuso ceder las filiales de TNT en los 15 países afectados y abrir al comprador el acceso a su red aérea intraeuropea durante 5 años, pero Bruselastras consultar a los clientes y a otras partes interesadas, ha concluido que las medidas correctivas propuestas eran inapropiadas para resolver los problemas de competenciaidentificados.

Asimismo, ha indicado que en  la adquisición hubiera reducido el número de grandes empresas a dos, dejando a DHL como la única alternativa frenta a UPS. Por lo tanto, la Comisión insiste en que esta concentración empresarial perjudicaría a los clientes ya que provocaría un considerable aumento de los precios.

UPS se adelantó retirando la oferta de compra

UPS y TNT Express ya informaron a mediados de mes de que no veían “perspectivas realistas de que por parte de la CE se pudiera obtener una respuesta positiva al proyecto. Como consecuencia y adelantándose a la prohibición, UPS retiró su oferta de compra, “descartando cualquier otra posibilidad“.

A este respecto, el comisario de Competencia y vicepresidente de la UE, Joaquín Almunia, ha destacado que muchas empresas que operan en el mercado único de la UE se verían “directamente afectadas” si la adquisición se llevara a cabo, ya que se han reducido drásticamente la posibilidad de elegir entre los proveedores “lo que probablemente llevaría a un aumento de los precios”.

Además, ha destacado que ha trabajado duro con UPS para proponer posibles soluciones, “pero lo que ofreció simplemente no era suficiente para hacer frente a los graves problemas de competencia que hemos identificado”.

Aumento de precios

Desde que se hiciera pública la oferta de compra de TNT Express por parte de UPS en el mes de marzo, la investigación de la Comisión se centró en los mercados internacionales de entrega urgente de paquetes pequeños en el Espacio Económico Europeo. Los principales proveedores de estos servicios son los llamados «integradores» que se encargan del control internacional de las redes de entrega de pequeños paquetes.

La Comisión ha resaltado que solo hay cuatro integradores en Europa: UPS, TNT, DHL y FedEx, esta última tiene cuotas de mercado más bajo por lo que no ejercería ninguna presión competitiva sobre UPS y TNT, debido a su escasa red europea. Por su parte, los operadores postales nacionales solo pueden competir de forma limitada, ya que no alcanzan ni la eficiencia ni la confianza de las demás empresas.

Si la adquisición se hubiera permitido, muchos clientes en estos 15 Estados miembros solo habrían podido elegir entre UPS, DHL y FedEx (a veces), lo que habría dado lugar a un aumento de precios. 

Finalmente, la Comisión ha asegurado que los posibles beneficios de la fusión, cualquier ahorro de costes a los clientes, no habrían sido suficientes para compensar los efectos negativos sobre la competencia.