Tal y como adelantaba hace unos días Cadena de Suministro, la Comisión Europea ha dado el visto bueno a una serie de directrices sobre medidas de gestión de fronteras, con la finalidad de mantener el movimiento de mercancías en la Unión Europea.

En este sentido, las autoridades europeas piden a los Estados miembros que establezcan inmediatamente como ‘carriles verdes’ todos los pasos fronterizos internos pertinentes de la red transeuropea de transporte.

Controles reducidos al mínimo

Estos carriles verdes deben estar abiertos para todos los vehículos de mercancías sin ningún tipo de discriminación, independientemente de los productos que transporten, de tal modo que el paso de la frontera, incluidos los controles y la inspección sanitaria, no debe llevar más de 15 minutos.

En los carriles verdes, los procedimientos deben reducirse y simplificarse hasta lo mínimo estrictamente necesario, sin que los conductores tengan que salir de sus vehículos.

Así pues, no debe pedirse a los conductores de vehículos de transporte de mercancías que presenten ningún documento aparte del documento de identidad, el permiso de conducción y, si acaso, una carta del empleador.

Además, la Comisión insta también a los Estados miembro a que suspendan temporalmente todas las restricciones de circulación en vigor en su territorio.

Por otra parte, el colegio de comisarios también insta a que se tomen medidas para garantizar la libre circulación de todos los trabajadores que participan en el transporte internacional, sea cual sea el modo de transporte, algo que será aplicable de igual manera a los nacionales de terceros países si son esenciales para garantizar que las mercancías circulen libremente por la Unión y hacia esta.